Sahifa fully responsive WordPress News, Magazine, Newspaper, and blog ThemeForest one of the most versatile website themes in the world.

Periodismo y Libertad de Expresión

Por Guillermo Cano Isaza

Editorial de El Espectador, septiembre 28 de 1983

En los últimos días han sido asesinados dos periodistas más, en Cali, Alirio Mora, y en Medellín, Nelson Anaya Barrero. Parece como que el asesino del primero ha sido ya detenido, y no se sabe nada hasta estos momentos del autor o los autores del segundo crimen. Es bien probable, si no seguro, que se trate de mercenarios a sueldo que obran por mandato ajeno sin más razón personal que la paga que reciben. Las pesquisas que se hagan con el objeto de descubrir a los autores intelectuales de esos crímenes deberán servir para establecer la relación de causalidad en los hechos. En tanto se establecen con claridad esos móviles, parece oportuno consignar el hecho que ya se va haciendo costumbre en el país de reaccionar violentamente, a mano armada, contra las informaciones y comentarios periodísticos, e individualmente contra los autores de éstos. Ni en las más aberrantes épocas de censura de prensa, o de retaliación política, se acudió al crimen para acallar a la prensa en una de sus más nobles y altas funciones democráticas. Estos dos últimos crímenes, y los anteriores conocidos, consagran la incalificable costumbre de la pena de muerte decretada y ejecutada desde los más bajos antros sociales como venganza a la labor de sanidad social en que la prensa está comprometida.

La labor de amedrentamiento y fatiga que el crimen organizado se ha impuesto contra la prensa atenta no sólo contra los medios informativos. En la medida y modo como sus amenazas y hechos prosperen, y así será si no se emprende una valerosa e irreductible campaña contra el ofensivo procedimiento, la sensación de asedio y peligro se reflejará negativamente sobre el propio sistema democrático. En los últimos tiempos, más que en cualquier otra época anterior, las denuncias de la prensa, sobre todo de la prensa escrita, han servido para devolver al país su confianza en la honradez seriamente amenazada desde diferentes sectores de la vida nacional. De no haber sido por la prensa, el desbordado y rapaz imperio de los grupos financieros comprometidos en el mal manejo de la captación de ahorros se habría prolongado silenciosamente con incalculable detrimento para la economía nacional y la paz social. Lo propio puede afirmarse de las campañas emprendidas contra la grave y amenazante concentración monopolística del capital. Y de cuantos malos manejos han sido descubiertos y denunciados en la administración pública. La vigilancia política que la prensa ejerce es un don tan sagrado del sistema democrático que nadie sería osado a ponerlo en duda.

Pero, sobre todo, en lo que hace relación con las actividades antisociales de la mafia, el narcotráfico y el contrabando, la labor cumplida por la prensa colombiana, sin excepción alguna, no sólo ha sido eficiente y oportuna, sino indispensable, y, además, valerosa. A juzgar por los acontecimientos, precisamente en el cumplimiento de esta misión se ha visto amenazada su libertad por la mano larga del crimen organizado que pretende acallarla asesinando cobardemente a los voceros del periodismo.

Si en algún ámbito de la vida social la inseguridad se presenta con aspectos de incalculable peligro es en este relacionado con el libre ejercicio del periodismo. Sabemos de sobra que las autoridades actúan con celo en la búsqueda de los criminales. Sabemos, así mismo, que su labor ha sido en ciertos casos cumplida no sólo con eficiencia, sino también con encomiable celeridad. Pero los hechos criminales se vienen repitiendo con tanta frecuencia como si se tratara de un brote epidémico, que es preciso que cuanto se ha venido realizando para combatir el crimen sea redoblado en la acción y acelerado en los procedimientos. No basta ya con descubrir y detener a los autores materiales de los crímenes. Casi siempre pobres diablos al servicio de los llamados peces gordos. La acción de la justicia debe encaminarse a descubrir esos peces gordos, a establecer su identidad y proceder en consecuencia con todo el rigor legal.

Comparte:
FacebookTwitterGoogle+WhatsAppGoogle Gmail
28 Septiembre, 1983

La prensa, el país, el estado

En los últimos días han sido asesinados dos periodistas más, en Cali, Alirio Mora, y en Medellín, Nelson Anaya Barrero. Parece como que el asesino del primero ha sido ya detenido, y no se sabe nada hasta estos momentos del autor o los autores del segundo crimen.
17 Julio, 1983

La credibilidad de un periódico

El cimiento más firme de un periódico respetable es su credibilidad. Cuando un periódico pierde su credibilidad, desaparece su prestigio y se destroza el respeto que la opinión pública pueda tener sobres sus opiniones y sus informaciones. Sin credibilidad la prensa está perdida.
27 Julio, 1980

Noticiero oficial militar en TV

Con la excepción de este periódico y de dos de sus columnistas, ninguno de los otros tres diarios de Bogotá -uno liberal y otro conservador-, ni ninguno de sus comentaristas creyeron de su deber comentar las insólitas propuestas contenidas en un artículo de la "Revista del Ejército", órgano oficial de las Fuerzas Armadas, de circulación restringida, escrito por el mayor Eduardo Arévalo Castañeda.
15 Julio, 1979

Si eso es oposición…

Como el señor ministro de Justicia, Hugo Escobar Sierra, cuyo talante es bien conocido de todos los colombianos, nos ha hecho el honor de calificarnos una y otra vez como un "periódico de oposición"
//]]>