Después de tres décadas, “Don Guillermo” sigue vigente

Después de tres décadas, ‘Don Guillermo’ sigue vigente

En 2016 se cumplen 30 años del asesinato del periodista Guillermo Cano Isaza. La conmemoración de esta fecha permite que la sociedad colombiana repiense el oficio del periodista y la importancia de la libertad de prensa en un estado democrático. La lucha que lideró ‘don Guillermo’ por defender la independencia y autonomía de la prensa se ve representada en el Premio Mundial de Libertad de Prensa UNESCO “Guillermo Cano” que resalta las delicadas condiciones de censura a las que se enfrentan los periodistas diariamente en su oficio.

Guillermo Cano Isaza no fue únicamente el director de El Espectador, fue ejemplo y maestro para muchos periodistas que, incluso 30 años después de su muerte, siguen admirando sus palabras plasmadas en libretas de apuntes, editoriales y columnas. Basta con leer algunos de sus ilustres textos –escritos a máquina— para tener una idea de cómo veía el mundo, la política, los toros, su querido Santa Fe y su amada patria. Recordar a don Guillermo es recordar los hechos más trascendentales de la historia del país, hechos que actualmente siguen vigentes.

La mafia del narcotráfico y sus deseos de callar a sus enemigos fueron los responsables de este crimen que después de tres décadas sigue impune. El 17 de diciembre de 1986 El Espectador perdió a su director y el periodismo colombiano sufrió otra herida irreparable. ‘Don Guillermo’ es símbolo indiscutible de la impunidad en casos de violación a la libertad de prensa. Casos que al día de hoy llegan a los 153. 153 periodistas asesinados en Colombia por razones de oficio.

La muestra de algunos de los pasajes escritos por la ilustre pluma de don Guillermo es un homenaje más que merecido a su obra. El legado que dejó a las generaciones que lo sucedieron debe ser recuperado y resaltado. El temple con el que luchó contra las violaciones a su labor es motivación para denunciar los daños que permanentemente sufre el periodismo en Colombia. La obra de Guillermo Cano es escuela para el presente y el futuro del periodismo colombiano.

//]]>